El portugués nació de una perfecta combinación de materiales tradicionales con un toque femenino y moderno.
Con flores hechas a mano en corcho, piedras corales y botones bordados.